Asegura tu vida

El seguro de vida es un producto al que nos condicionan a la hora de firmar una hipoteca, al ser contratado por una empresa o al hacerse autónomo. Popularmente se cree que este tipo de pólizas solamente son útiles cuando el asegurado, o titular, de la misma muere, pero ¿qué sabes realmente de los seguros de vida?

¿Qué es?

Un seguro de vida es una póliza aseguradora que te protege frente a situaciones económicas adversas, y no solo a ti, sino a las personas que también dependen de ti y tienes a tu cargo. Si es cierto que en caso de que el asegurado fallezca son sus beneficiarios los que acceden a una indemnización. Pero pueden darse otros casos en los que tener un seguro de vida sea muy útil:

  • En caso de invalidez: si el día de mañana tuvieras algún accidente laboral y quedaras incapacitado, total o parcialmente, para trabajar. El seguro te pasaría una cantidad mensual correspondiente a la totalidad del sueldo que estabas percibiendo por tu trabajo.
  • En caso de jubilación: los seguros de vida son una buena forma de ahorrar. Al jubilarte es posible que la pensión que te corresponda no te permita seguir disfrutando del nivel de vida que tienes actualmente. De esta forma, tendrías mensualmente una cantidad que te permita seguir llevando tu vida de siempre.
  • En caso de accidente: te garantizaría la mejor atención médica, puesto que el seguro se haría cargo de los gastos de orientación psicológica, las intervenciones quirúrgicas que sean necesarias, nutricionistas, dietistas, etc.
  • En caso de enfermedad: se te garantizaría una segunda opinión médica.

¿En caso de fallecimiento que pasaría?

En caso de fallecimiento del asegurado, se garantiza el pago de los gastos del sepelio y los impuestos relativos a la transmisión patrimonial. También se dispondría un fondo para pagar las deudas que dejes a tu muerte, como serían: los pagos de la hipoteca.

Si tuvieras hijos pequeños, el seguro dispondría de un fondo que se cobraría mensualmente, para que tus hijos no tengan que dejar de estudiar a una edad temprana para ponerse a trabajar. Muchos seguros contemplan la posibilidad de continuación de estudios hasta los 18, 23 o 25 años, así como el pago de los gastos derivados de esto: tener que estudiar fuera del lugar de residencia, pagos de manutención, transporte, residencia, piso o colegio mayor, matrículas, material escolar, etc.

Pero… si yo ya tengo un seguro

Es cierto que muchas empresas hacen, en el momento de su contratación, un seguro de vida al empleado. Pero realmente éstos no saben qué tipo de seguro de vida tienen, las coberturas, primas, etc.

Debes revisar cuidadosamente el contrato de la póliza para saber si realmente te protege frente a situaciones que a ti te interesen, como las que se han mencionado al principio del post (invalidez, accidente, jubilación, enfermedad, etc.). Si la empresa en la que trabajas la contrató por ti, podrás renegociar el seguro con la compañía aseguradora correspondiente y así poder renegociarlo dependiendo de tus necesidades.

¿Cuándo contratarlo?

Muchas personas creen que deben hacerlo “cuando sean mayores”, pero la firma del seguro de vida debe llevarse a cabo antes de los 65 años y siempre que gocemos de buena salud.  Hay compañías aseguradoras que requieren un reconocimiento médico antes de la firma, pero esto generalmente depende de la edad de la persona y del capital que se vaya a asegurar. Generalmente solamente es necesario rellenar un cuestionario, éste será comprobado con nuestro historial médico. Hay que tener en cuenta que si mentimos a la hora de rellenar el cuestionario, puede que luego la aseguradora se niegue a pagar las primas correspondientes.

buena-salud

El rango de edad ideal para contratar un seguro de estas características es entre loso 30 y los 50. Antes de los 30 no es aconsejable, puesto que estaremos iniciando nuestra vida profesional y no tendremos apenas patrimonio, mientras que después es posible que nuestra situación familiar cambie y vivamos en pareja, tengamos hijos, etc.

Después de los 50 seguramente habremos construido un patrimonio, pagado nuestra hipoteca, etc. Y será el momento de contratar un seguro que nos garantice el ahorro de forma que mantengamos el mismo nivel de vida cuando nos jubilemos, como hemos mencionado al principio del post

 

Hogar dulce hogar, consejos para el seguro del hogar

Nuestra casa es el lugar en el que nos relajamos después del trabajo, donde compartimos momentos inolvidables con nuestra familia, cada rincón es un recuerdo, todo lo que más queremos está debajo de su techo, entonces ¿por qué no contratar un seguro de hogar? Es una forma de protegerte de situaciones desagradables, ¿a quien no le ha pasado que el vecino de arriba se ha dejado un grifo abierto y ha llovido en el salón de casa?

hogar-dulce-hogar-consejos-seguro-hogar

Un seguro de hogar se hace cargo de estas y otras contingencias como aspectos legales (responsabilidad legal o protección jurídica integral), incidencias externas, reparaciones…

Pensar en la contratación de un seguro de hogar plantea numerosas cuestiones, como las coberturas, los precios, etc. Las garantías que te ofrezca la compañía aseguradora son muy variadas, hay muchos aspectos a tener en cuenta: el tipo de vivienda, el uso que le des (si es tu residencia habitual o por temporadas), si eres propietario del inmueble o vives en él de alquiler…

La cuota a pagar por el seguro se calculará en base a dos aspectos: el continente y el contenido:

  • Continente: la vivienda en sí, las dimensiones, estructura. A la hora de asegurarlo, es donde menos diferencias encontramos en las pólizas que ofrecen las compañías de seguros.
  • Contenido: todo lo que tengas dentro de ella (electrodomésticos, tecnología, obras de arte, muebles…). Puede que para muchas cosas que tengas en casa debas contratar un seguro aparte, si se trata de joyas, etc., puesto que un seguro de hogar no te garantiza su cobertura.

Ahora bien, después de haber dejado claros los dos aspectos anteriores ¿Puedo ahorrar en la contratación de un seguro de hogar? Hay numerosos consejos que puedes tener en cuenta para ahorrar en la tarifa correspondiente a tu seguro de hogar:

  1. Asegura la vivienda, pero no el terreno, de esta forma te resultará más barato, aparte que asegurar el terreno no es relevante. Si se produce un incendio, la casa se quemará, pero el terreno seguirá estando ahí.
  2. Si tienes medidas de seguridad en tu casa como los detectores de humo, alarma anti-robos, cerraduras de seguridad, puertas blindadas, rejas etc… la cuantía de tu seguro se puede reducir entre un 5 y un 10%.
  3. No vayas de póliza en póliza porque te ofrezcan un descuento, las aseguradoras premian con reducciones de las tarifas contratadas a los clientes que son fieles.
  4. Asegura el contenido, pero haz un inventario antes que incluya de forma detallada todos los objetos así como las fotografías de éstos y su estado. Si haces cambios en el contenido de tu casa, comunícaselo a la empresa aseguradora para que contemple en la póliza correspondiente estos cambios.
  5. En caso de que tengas objetos de gran valor en casa (como joyas, obras de arte, muebles con mucho valor económico, etc.) debes comunicarlo a la hora de realizar la póliza, puesto que es posible que tengas que contratar un seguro adicional para proteger éstos o negociar una cláusula que ampare los supuestos de robo, incendio, etc.

Otros Aspectos

Otro de los aspectos a tener en cuenta en la contratación de un seguro de hogar es que existen ciertas restricciones en los inmuebles que pueden asegurarse y en los que no. Las compañías de seguros contemplan como no asegurables los inmuebles que estén a más de un kilómetro del casco antiguo y no estén dentro de una urbanización, casas destinadas a actividades profesionales o mercantiles, en estado de ruina o abandono, viviendas de madera, la antigüedad de la casa.

 

Seguros de coche: ¿Qué tengo que saber?

Existe la obligación de contratar un seguro de Responsabilidad Civil, recogida por la legislación vigente. Pero ¿realmente sabemos lo que es? ¿Los puntos que debemos tener en cuenta a la hora de contratar uno? ¿Cómos se calculan las primas a pagar en cada caso? Este post va orientado, sobre todo a los conductores nóveles que compran su primer coche y ahora toca contratar un seguro.

Lo primero: ¿sabes que es un seguro de coche?

Es un acuerdo establecido entre una compañía de seguros y el asegurado. Entre los dos se establece un contrato, de esta forma, el asegurado debe pagar una prima para que el seguro realice la cobertura de Responsabilidad Civil Obligatoria por lesiones corporales y daños materiales.

¿Qué tipos de seguros de coche se pueden contratar?

Dependiendo de la modalidad de contratación pueden ser:

  1. Seguros a terceros básico : Con este tipo de cobertura, si causas daños mortales, daños corporales, etc. A un tercero, la compañía de seguros cubre hasta un determinado importe. Este tipo de seguro se puede combinar con otras prestaciones.
  2. Seguros a terceros ampliado: Se basa en la misma idea que el seguro a terceros básico, y de igual forma tampoco cubre los daños al cliente que asegura su vehículo, ya que como su nombre indica el seguro es “a terceros”. Cuando se contrata esta póliza se incluyen coberturas como: la asistencia por robo del coche, incendio o rompimiento de lunas.
  3. Seguros a todo riesgo: Aglutinan todas las prestaciones que te puede dar un seguro de coche, de esta forma estás asegurado frente a cualquier situación incluyendo: los accidentes personales y a ocupantes del vehículo, daños propios del coche, robo, incendio, rotura de lunas, y coberturas complementarias: defensa frente a multas, retirada del carnet, reparaciones, vehículo de sustitución y grandes daños.
  4. Seguros complementarios: Defensa en caso de multas, retirada del carnet de conducir, préstamo de reparación, vehículo de sustitución y grandes daños. Estas prestaciones se suelen combinar con seguros a terceros.
  5. Seguros a todo riesgo con franquicia: Las coberturas son las mismas que si contrataras un seguro a todo riesgo, la diferencia está a la hora de fijar las indemnizaciones, en caso de siniestro, una parte de las reparaciones de tu coche la paga tu seguro y la otra parte la paga el asegurado.

mercedes-car

¿Qué factores influyen en la prima que debo pagar a la compañía aseguradora?

La prima se calcula en base a distintos factores que se sabe que influyen a la hora de producirse un siniestro:

  1. La edad: Estadísticamente, se ha comprobado, que los conductores jóvenes comenten más imprudencias y como consecuencia tienen la tasa de siniestralidad más alta, y por lo tanto pagan primas elvadas.
  2. La experiencia: Si eres un conductor novel se te aplicará una mayor prima que a los conductores con experiencia al volante. A mayor experiencia menor riesgo de accidente.
  3. El sexo: Las mujeres son más prudentes que los hombres a la hora de conducir, y por eso a ellas se les aplica una prima más baja.
  4. Ámbito territorial: Las condiciones climatológicas y la orografía influyen en la conducción, puesto que no es lo mismo conducir en un terreno montañoso y con nieve, a un ambiente más seco y llano.
  5. Tipo de coche: Las compañías aseguradoras son muy claras a la hora de establecer la prima según el tipo de coche, aplican la regla de “cuanto más grande es el coche, mayores daños sufre si hay un siniestro”. Por ello si tienes un coche de gama alta, pagarás más por tenerlo asegurado.
  6. Uso del coche: Si tu coche es tu herramienta de trabajo, tiene mucho más uso y estará más expuesto a un siniestro.

¿Hay alguna forma de reducir la prima a pagar?

Las compañías aseguradoras tienen un sistema de bonificaciones y penalizaciones, de tal forma que: si no das en doce meses ningún parte de siniestro a tu aseguradora, ésta aplicará una bonificación al precio que tengas que pagar por tu seguro al renovarlo. Si por el contrario has dado parte de algún siniestro últimamente: se te aplicará una penalización y en la renovación de tu seguro deberás pagar un importe adicional al precio inicial de éste.

¿Cuándo me dan un golpe en el coche quién tiene la culpa?

Tradicionalmente pensamos que quien se salta el Código de Circulación Vial es quien tiene que hacerse cargo de las reparaciones e indemnizaciones pertinentes, pero:

  • Si conduces sin seguro: aunque no hayas tenido la culpa del siniestro y te hayan dado el golpe a ti, te tendrás que hacer cargo del coste de la reparación del otro vehículo.
  • Si conduces sin seguro, pero no puedes hacer frente a los costes: el Consorcio de Compensación de Seguros se hará cargo de las reparaciones pertinentes.

¿Puedo engañar al seguro para pagar menos?

Sobre todo para los conductores noveles, que son quienes pagan las primas más elevadas por tener asegurado su coche, deben prestar especial atención a este apartado:

Puedes poner a tu padre o madre como tomador del seguro, pero la compañía aseguradora te solicitará información referente al vehículo que conduces y pretendes asegurar. Si se dan cuenta de que el titular del mismo eres tú, inmediatamente rechazarán tu solicitud de póliza.

En el caso en que la comprobación anterior no se lleve a cabo y te aseguren el coche, si tienes un siniestro: no tendrás derecho a ningún tipo de indemnización ni a las reparaciones de tu coche, y el tomador del seguro será el que deba correr con todos los gastos que se ocasionen.

Sin seguro de coche ¿puedo conducir?

Como se mencionaba al principio de este post, es obligatorio contratar un seguro que coche. Pero si has decidido que prefieres no hacerlo porque “total, no te va a parar la Policía y no lo van a comprobar”, debes saber que:

El conductor que coja el coche, con el conocimiento de que éste no está asegurado, tendrá consecuencias que graves y serán de carácter penal.

Si te paran y comprueban que no tienes seguro de coche, el vehículo será retirado y llevado a un depósito. En los 5 días posteriores a la retirada debes justificar que el coche estaba asegurado en el momento de la retirada, si no es así el propietario es quien debe correr con los gastos.

El importe de la multa por conducir sin seguro puede variar desde los 600 a los 3.000 €uros, dependiendo de la infracción.

Cláusulas suelo: cuales son las causas por las que puede llegar a considerarlas nulas

Ante la falta de claridad y transparencia de las cajas y bancos, están trayendo como consecuencia de que los juzgados anulen las cláusulas suelo de sus contratos hipotecarios.

Ahora, respecto a lo dicho anteriormente cabe aclarar, que existe falta de transparencia y claridad en las cláusulas suelo cuando las entidades no han informado de forma perfectamente comprensible al consumidor.

Muchas de las hipotecas que celebran cajas y entidades bancarias poseen insertas la cláusula suelo, una disposición que resulta abusiva y que no es efectivamente informada a los contratantes.

La falta de transparencia al incluir en los contratos la cláusula suelo viene dada por varios supuestos. De una primera forma, en caso de que no se cuente con información suficientemente clara de que se trata de un elemento que define el objeto o si no se informa de ella en el contrato de forma totalmente comprensible para el consumidor.

También cuando se insertan como una supuesta contraprestación de las cláusulas techo, o cuando está oculta entre gran cantidad de datos, de forma enmascarada.

La consecuencia de la declaración de nulidad en los casos de falta de información y transparencia, es que es tenida por no escrita, es decir eliminada de los contratos y cesa su efectividad hacia el futuro.

clausula-suelo-hipoteca

Si usted, tiene la duda, o detecta la presencia de cláusulas de este tipo en los contratos que ha celebrado, lo mejor sería que pueda reclamar judicialmente su nulidad ya que existen motivos que demuestran suficientemente el carácter abusivo y la falta de transparencia de la cláusula suelo de su hipoteca, estos dos elementos son las mejores armas con que se cuenta para que se dicte la nulidad. Pero como siempre, desde la plataforma clausulasuelo.es aconsejan que en estos casos se asesore primeramente con un profesional que pueda evacuar sus dudas y colaborar con usted a fin de determinar los pasos a seguir para terminar con este atropello ante los consumidores.

Información para que usted consumidor tenga en cuenta: las entidades bancarias deberán devolver a los afectados por las cláusulas suelo, el dinero entregado de más a partir de las hipotecas firmadas el 9 de mayo de 2013, momento en que se declaró que estas cargas eran de nulidad por falta de información.

Existen al momento unas 2 millones de hipotecas con cláusulas de suelo abusivas en España. Los afectados, depende el caso, han llegado a abonar entre 200 y 400 euros de más, que en casos llevó a perder sus viviendas y que la familia se encuentre en situación de calle.

El tribunal supremo ha sentado jurisprudencia al ordenar que las entidades bancarias deben devolver a los afectados por las cláusulas suelo el dinero de más entregado a partir del 9 de mayo de 2013, fecha en que se las declaró nulas.

clausula-suelo-calculadora

El Tribunal Supremo declaro una reducción en las tasas de interés en las hipotecas, los cuales debían ser comunicados y cumplidos a sus clientes. El cliente, debe tener un conocimiento efectivo del riesgo económico y el deber jurídico que le implica la suscripción del contrato, cuesitón que las entidades no cumplieron.

Sumado a todo ello, los jueces están concienciados con la problemática social que existe referida al tema. Por ejemplo, la Audiencia Provincial de Cantabria ha suspendido de manera cautelar cualquier cobro que pudiere hacerse por las cláusulas suelo a un cliente, el cual que ha demandado a la entidad Liberbank. Una resolución que considera que la medida cautelar es “adecuada” a la acción principal y acta para la tutela judicial pretendida.

Si su préstamo hipotecaria cuenta con cláusulas suelo, lo recomendable sería que asista con un profesional que pueda aconsejarlo sobre el tema y le aclare el panorama sobre si tal cláusula resulta vulnerable de sus derechos y por ello se encuentra usted en la potestad activa de realizar un reclamo a para dejar tal cláusula sin efecto.

Precios baratos en seguros de coche

Debido a la crisis actual, los españoles han optado por el ahorro en los seguros del coche y para ello han dirigido la mirada a las ofertas en internet, más baratas, cómodas y con mejores coberturas que la forma tradicional de ir a la oficina y contratar el seguro.  Según las últimas encuestas un 55% de las contrataciones de pólizas de coche se realiza de alguna forma a través de la red, bien por llamadas telefónicas, bien directamente.

Como todo lo que funciona en internet, en este caso también existen comparadores de seguros donde puedes optar entre diferentes aseguradoras calculando cual es el precio del seguro de coche más barato, que coberturas lleva (asistencia en carretera, robo, incendio…), formularios de contratación, condiciones, etc. La idea es rellenar un sencillo formulario para ver estos datos.

seguro-coche

Sin embargo, no hay dos comparativas iguales, depende del modelo del coche, los años de carnet del asegurado, siniestros y una serie de factores que hacen que tengamos que meter los datos en cada comparación que hagamos, también hay que tener en cuenta que cada aseguradora quiere ser competitiva para un público en concreto y por eso nos encontraremos con precios muy baratos de una aseguradora en una comparación y en otra nos encontrams esa misma aseguradora con precios que no nos interesan.

Existe un incordio para todo esto y es

Cabría añadir finalmente, que en el mundo de los seguros no hay ningún ranking que tenga una validez más allá de 15 días, ya que debido a la fuerte competencia, las aseguradoras modifican continuamente sus tarifas y lanzan agresivas promociones, limitadas en el tiempo, para captar a clientes nuevos.

Por eso, la clave para encontrar un seguro de coche barato está en comparar los presupuestos de todas las aseguradoras para tu perfil poco antes del momento en el que vas a tomar la decisión. Todo lo demás es inexacto y te puede llevar a gastar más dinero del que deberías.

Rescatar el seguro de vida por fallecimiento

En otras ocasiones hemos hablado en el blog sobre los seguros de vida, hemos detallado las coberturas que ofrecen, cuándo y por qué debemos contratarlos, así como los distintos tipos que hay. Pero ¿qué pasa cuando el asegurado fallece? ¿Sabes el procedimiento que tienes que seguir? Aquí te explico de forma detallada lo que tienes que hacer:

En muchos casos no se sabe realmente si el familiar tenía un seguro de vida, si lo contrató pero dejó de pagarlo y lo canceló, o si lo estaba valorando si al final lo contrató o no. Otra situación que también se puede dar es que sepas que tu familiar si que contrató una póliza de estas características, pero no sabes si tu eres el beneficiario o no. Para estos casos existe el: Registro de Contratos de Seguros de Cobertura de Fallecimiento. Todas las pólizas de vida que se realizan quedan registradas aquí, de esta forma si tienes alguna duda, te debes dirigir al Ministerio de Justicia y pedir un certificado para poder consultar este registro.

Para ello se necesita un certificado que puedes obtener dirigiéndote, personalmente o mediante correo, al Registro General de Actos de última Voluntad o en alguna Gerencia Territorial del Ministerio de Justicia, este escrito lo debes acompañar del certificado de defunción del familiar fallecido.

Esta comprobación solo la podrás llevar a cabo 15 días después de la muerte.

Una vez que se ha comprobado que hay una póliza en el Registro de Contratos correspondiente a tu familiar, tardarán 7 días en expedirte un certificado donde constarán los siguientes datos: el número de la póliza, titular de la misma y entidad con la que se contrató.

Con ese certificado que acredita que efectivamente tu familiar tenía una póliza de vida contratada y que estaba vigente en el momento de su fallecimiento, debes comunicárselo al seguro para iniciar los trámites pertinentes. Allí te entregarán la siguiente documentación:

Certificado con los datos de los beneficiarios de la póliza y las primas que pertenecen a cada uno.

  1. Datos del asegurado
  2. Número de la póliza

Ahora es el momento de pagar el Impuesto de Sucesiones. Para ello tienes que rellenar los modelos 660, 650 y 651. Tienes seis meses de plazo para pagarlo a partir de la fecha del fallecimiento.

El Impuesto de Sucesiones es de carácter autonómico y se paga en la Gestión Tributaria de la Comunidad Autónoma donde el fallecido tuviera su residencia habitual, independientemente de que la herencia la integren otros bienes inmuebles que estén en distinta comunidad autónoma.

La cuantía del impuesto varía según la comunidad autónoma, las bases imponibles, las deducciones que ampare la Ley, el grado de parentesco con el fallecido, la recepción de una empresa como herencia, la existencia de algún tipo de discapacidad por parte del sujeto pasivo, el hecho de recibir la vivienda considerada como la habitual del donante… La legislación correspondiente a este punto está recogida en el art. 20 de la Ley del Impuesto de Sucesiones. También hay reducciones que se aplican por parte de la comunidad autónoma.

Los seguros de vida cubren el pago de este tipo de impuestos, solamente necesitarás llevar el justificante de que has hecho el pago para que ellos, a su vez, te devuelvan el importe abonado.

Una vez que se han realizado los pasos que anteriormente se han descrito, el seguro procederá a abonar a los beneficiarios de la póliza las primas correspondientes en cada caso.

El modelo americano PAYD: Paga el seguro del coche sólo cuando lo uses

La crisis ha supuesto un estancamiento en la venta de seguros de coche y una importante presión en los precios. Esto ha provocado una reacción de las aseguradoras reduciendo costes e invirtiendo en campañas agresivas para evitar la caída de su facturación lo que conlleva una competencia en precios beneficiosa para el asegurado. Si esta situación se prolonga creará unas tensiones que desemboquen en un proceso de restructuración y en este contexto Inglaterra, Francia e Italia en Europa han dado el primer paso comercializando pólizas “pay as you drive”, un seguro basado en el uso y desarrollado en “Progressive Insurance” en Estados Unidos, también conocido como PAYD.

pagar-seguro-coche-rubia

La forma tradicional y simple de un seguro esta basado en el número de kilómetros recorridos por nuestro vehículo, sin embargo, el concepto general de PAYD incluye también el cómo, dónde y cuando se conduce. Esto significa que la prima del seguro se calcula de forma dinámica, abarcando tres tipos de seguros basados en el uso:

  • La cobertura se basa en la lectura del odómetro del vehículo, es decir, calcula la distancia total o parcial recorrida por un vehículo.
  • La cobertura se basa en el kilometraje calculados a partir de datos del GPS, o el número de minutos que el vehículo se utiliza según lo registrado por un módulo del vehículo independiente de la transmisión de datos a través de la tecnología celular.
  • La cobertura se basa en otros datos recogidos en el vehículo, como la velocidad y la hora del día, por dónde se conduce, si es en ciudad, autovía, además de la distancia o el tiempo de recorrido.

El cálculo se puede hacer en función del número de kilómetros recorridos, o puede variar de acuerdo con el tipo de conducción o la identidad del conductor. Una vez que se tienen los datos precisos del asegurado, es posible añadir más detalles, como una prima de riesgo adicional si alguien utiliza el vehículo en tiempos prolongados, utiliza su teléfono móvil mientras conduce o viaja a una velocidad excesiva.

En buena lógica éste tipo de seguro debería estar comercializándose en España pero no es así, en buena medida porque la empresa líder indiscutible como es Mapfre, la cual debería ser la impulsora innovadora, aunque si busca novedades en seguros en todas partes, tiene un crecimiento mayor que sus competidores, abriendo la brecha entre ellos y adoptando un papel defensivo. Las aseguradoras que le siguen son grupos de delegaciones españolas de grandes multinacionales que normalmente tienen importantes restricciones en cuanto a su libertad para innovar puesto que su volumen de negocio con relación a su grupo es muy bajo. En éste modelo tan peculiar hay un tercer grupo, aseguradoras nacionales de mediano tamaño que siguen los pasos de Mapfre y no parece que su tendencia sea romper esta política. Veremos en que momento alguna compañía de seguros rompa esta espiral pero por ahora en España no se comercializará.

Seis ruedas en un único seguro

Muchos conductores, además de coche, también tienen una moto, que utilizan en sus desplazamientos de fines de semana, y orientada más a ocio que a desplazamientos largos. Aunque éstos desplazamientos sean cortos por carreteras tranquilas, etc, al igual que en el caso de los coches, el Seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria es algo que deben llevar.

En Europa las compañías aseguradoras están fomentando un nuevo producto asegurador que está teniendo una gran acogida por parte de sus clientes. Se basa en la realidad de que no podrás conducir más de un vehículo al mismo tiempo, por lo tanto ¿por qué pagar seguros distintos? Es mejor asegurar simplemente al conductor y pagar un seguro que lo unifique todo.

 

Ya no tenemos excusa para no asegurar nuestra moto, porque las compañías aseguradoras de España se han animado a esta nueva iniciativa y están promoviendo los seguros “seis ruedas”, de tal forma que un único seguro incluyes las coberturas de tu moto o quad y coche, y al mismo tiempo te ahorras en torno un 20% en el seguro de ambos.

El requisito indispensable para contratar este tipo de seguros es que, tanto la moto como el coche, siempre lo conduzcan la misma persona, y que el propietario y el tomador del seguro sean el mismo. Este seguro no cubre las circunstancias en las que se produzca un siniestro y el vehículo lo vaya conduciendo otra persona distinta al asegurado.

Cuando se hace la contratación de este producto, hay que tener en cuenta que ambos seguros (coche y moto) vayan a expirar en los 90 días siguientes, este margen de tiempo se da porque es muy difícil que ambos seguros expiren el mismo día.

cocheymoto

La mayoría de compañías aseguradoras te dan la posibilidad de poder “ampliar” tu seguro ya contratado con ellas. Un ejemplo sería: tener contratado el seguro del coche con una compañía, si te enteras de que disponen de seguros “seis ruedas” y tienes una moto, podrías contratar este tipo de producto y ampliar tu seguro para que también cubra tu moto.

Seguramente te estarás preguntando que un seguro de estas características tiene que tener letra pequeña por algún lado, no es posible que un seguro cubra tantas cosas y que al mismo tiempo te de las prestaciones de un seguro normal, porque el refranero dice que “lo barato, al final es caro”, pues bien:

Las compañías aseguradoras tienen compromiso de rapidez de asistencia en todos los tipos de seguros, de tal forma que si la grúa tarda más de 60 minutos en llegar, muchas te indemnizan con 60 €uros por las molestias que te haya podido causar esto.
Aparte del seguro propiamente dicho, puedes contratar coberturas adicionales como: robo, incendio, rotura de lunas, retirada del carnet de conducir, protección frente a multas… También para motos de ciertas características se puede contratar la cobertura de incendio o robo sin franquicia.
Siempre se puede adaptar el seguro a tus necesidades ¿por qué pagar por coberturas que no vas a necesitar?

De igual forma, sabes que si en 12 meses no has dado ningún parte de siniestro al seguro que tienes contratado, cuando se realiza la renovación de éste se te aplica una bonificación que hace que en el siguiente período de contratación pagues menos, pues bien, esta ventaja también está disponible en éste tipo de seguros.

Algunas de las compañías que te ofrecen este tipo de seguros son: Pelayo, Verti, Zurich, etc. Mi consejo es que comparéis lo que os ofrece una compañía y otra para poder encontrar el mejor seguro al mejor precio.

Calculo del precio en los seguros de salud

En los últimos años ha existido un “boom” en nuestro país con los comparadores de seguros por internet, especialmente en el ramo de salud, esto ha sido debido por un lado a las más de quince compañías de seguros de salud importantes que existen en España que buscan nuevas carteras de clientes para asegurar y por otro a las pequeñas corredurías de seguros, al darse cuenta que era más beneficioso competir en internet que hacerlo en la calle con las grandes corredurías y aseguradoras.

Con esto el consumidor ha salido beneficiado, por un lado puede comparar precios en los seguros de salud entre diferentes aseguradoras de forma más transparente y por otro esos precios de pólizas vienen con unas coberturas perfectamente descritas que de forma sencilla puedes comparar. Con estos comparadores las personas que quieren contratar una póliza pueden tomar la decisión más acertada. Si existen dudas estas webs de comparadores de seguros siempre tienen un soporte telefónico gratuito con el que solicitas que te llamen e informarte, todo sin moverse del sitio.

¿Qué datos me van a preguntar para calcular el seguro de salud?

Generalmente en todos preguntaran el tipo de seguro de salud que se quiere contratar, número de personas a asegurar, la edad y el código postal, poco más necesitan para calcular el precio en el seguro de salud.

El tipo de seguro a elegir podrá ser generalmente:

  • Cuadro médico en el cual elegimos el médico y el centro que nos atendería dentro de una lista de centros y médicos concertados por la aseguradora.
  • Reembolso, en el que se puede escoger el médico y centro que se desee en el mundo con un reembolso que suele oscilar entre el 80 y el 90%  de los costes, según las condiciones a las que se hubiera llegado en la póliza.

Pero cómo se calcula el precio del seguro de salud que queremos comparar, en realidad aquí intervienen varios factores y es realmente donde radica la diferencia entre los diferentes comparadores de seguros médicos que existen en internet.

Por un lado hay agencias de internet que pueden llegar a acuerdos con alguna compañía de seguros en las que los precios y las coberturas más interesantes son de la propia aseguradora, suelen ser las más famosas.

Por otro existen pequeñas corredurías de seguros que, al ser mediadores de seguros, es decir, intermediarios entre las aseguradoras y los tomadores de seguros, por ley, representan al tomador ante la compañía y les obliga a no tener ningún vínculo que suponga afección con éstas. Estos portales son los llamados comparadores de seguros médicos, en ellos el asegurado se puede beneficiar de unos conocimientos y servicios independientes.

¿Porque hablamos sólo de pequeñas corredurías de seguros?

Sencillamente porque las grandes multinacionales que son corredurías de seguros no han entrado en los comparadores de seguros de internet puesto que manejan carteras de clientes demasiado grandes y no le han visto rentabilidad.

 

Robo Atraco Hurto Contratar Seguro Hogar

En los primeros nueve meses de 2013, el balance de criminalidad presentado por el Ministerio del Interior refleja una subida del 3,6% de los robos con fuerza en domicilios en comparación con el mismo periodo del año anterior.

También fue el “incremento más relevante” durante el primer trimestre del año con una subida de un 6,1% en comparación con primer trimestre de 2012.

¿Qué conceptos hay que tener en cuenta a la hora de contratar un seguro de hogar?

Hay tres conceptos que tenemos que tener muy claros: robo, atraco y hurto.

  1. Robo: para sustraer los bienes es necesario ejercer uso de fuerza material, como rotura de cerraduras, puertas, etc.
  2. Atraco: sustracción de algún bien personal del individuo ejerciendo violencia o intimidación sobre él.
  3. Hurto: para la sustracción del bien no se ejerce violencia o intimidación sobre el individuo, puede ser a causa de un despiste de éste.

roboacasa_1

No todas las compañías aseguran totalmente estos tres conceptos, algunas pueden fijar un valor máximo de garantía, donde, por ejemplo, ordenadores o sistemas de audio excederían de ese valor. Objetos  que se encuentren en jardines, terrazas o trasteros puede que no queden asegurados y en caso de ser robados no serán reconocidas por el seguro. También dependerá si nuestro domicilio dispone de algún sistema de alarmas o seguridad.

Por lo que es importante tener en cuenta las coberturas que tienen la póliza o el tipo de seguro que vamos a contratar.